Un Renacimiento inclusivo (2): La Primavera de «Asé»